¿Quién no ha soñado con unos abdominales de acero, tersos y bien marcados? Todos, sin excepción, nos hemos planteado en algún momento cómo sería nuestra vida si un día nos despertáramos y nuestro estómago (o barriga) hubiera desaparecido en favor de una buena tableta de chocolate.

Ojalá.

Pero no, por suerte o por desgracia, la vida no es así. Y mucho menos a partir de los cuarenta, cuando parece que todo cuesta un poquito más.

Abdominales de acero: cómo conseguirlos

En primer lugar, pesa a riesgo de que no nos vayas a creer, tenemos que decirte que conseguir unos abdominales firmes y marcados, es posible.

Lo que no es muy realista es esperar conseguir un torso de revista sin hacer ejercicio y/o comiendo de forma descontrolada.

Unos hábitos de vida saludable que impliquen una alimentación equilibrada y baja en grasas, y una rutina diaria de ejercicio, te ayudarán a conseguirlos.

Por tanto, las claves para conseguir unos abdominales de acero, podrían resumirse en los siguientes puntos:

  1. Come bien y variado, pero limita las raciones de grasa.
  2. Hidrátate. De esta forma ayudarás a tu cuerpo a eliminar residuos y toxinas que, de lo contrario, podrían quedarse estancadas justo donde no queremos: en la zona del abdomen.
  3. Haz ejercicio (cardio) al menos 3 días por semana. Si todavía no has adquirido una rutina deportiva, te invitamos a leer este artículo para ayudarte a conseguirlo.
  4. Planifica rutinas de ejercicio específicas para la zona del abdomen. En este artículo de RunFiters te dan un ejemplo de rutina de 10′ que podrás hacer incluso en casa.
  5. Descansa adecuadamente. sobre todo si haces ejercicio de forma habitual, tu musculatura necesitará tiempo para regenerarse.
  6. Sé paciente. Si sigues estos consejos, deberías empezar a ver resultados satisfactorios después de un mes.
  7. Sé constante. La verdadera clave de unos abdominales de acero es la constancia. No cejes en tu empeño y conseguirás mantener unos abdominales tonificados para el resto de los días.

¿Por qué a mí me cuesta más conseguir esos abdominales de acero?

Como ya hemos mencionado con anterioridad, a partir de cierta edad, los hombres sufrimos determinados cambios hormonales que llevan a nuestros cuerpos hacia un proceso de acumulación de grasa, que, a menudo, se combina con el deterioro y la pérdida de la masa muscular.

La culpa de esto la tiene la testosterona. O mejor dicho, la falta de ella.

Por lo general, a partir de los 40, los niveles de esta hormona en nuestro organismo descienden bruscamente. Y así, el metabolismo se ralentiza de forma drástica. Esto nos produce una falta de energía casi sistémica y la pérdida de masa muscular ya mencionada.

Esto no quiere decir que los hombres de más de cuarenta estemos condenados, ¡en absoluto! Pero sí es cierto que necesitaremos aplicarnos más a la hora de conseguir nuestros objetivos físicos.

Si quieres más información sobre las dificultades de perder peso a partir de cierta edad, no dejes de leer este artículo: Por qué nos sale barriga a partir de los cuarenta.

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.

Categorías: Deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies