Según asegura Sanitas en su revista de salud Muy Saludable, las personas más propensas a sufrir el síndrome de depresión postvacacional son las que tienen una menor resistencia ante la frustración, trabajadores que  se emplean en un entorno desagradable, gente a la que no les gusta su trabajo, quienes se consideran poco valorados por sus superiores o aquellos que aseveran tener un mal jefe. También los trabajadores que disfrutan de vacaciones de larga duración (más de 15 días) tienen más papeletas que los demás de sufrir este síndrome.

Pero, ¿qué es exactamente eso de la depresión postvacacional? Vamos a descubrirlo y procurar que esta vez, cuando vuelvas de vacaciones, lo hagas como una rosa.

sindrome depresión postvacacional

Síndrome de depresión postvacacional o lo que es lo mismo: vaya, otra vez aquí

La depresión postvacacional puede resumirse y definirse de la siguiente manera: un pico de estrés tras un periodo de descanso producido por la ansiedad de la demanda de exigencias que produce la vuelta a la rutina y obligaciones. Es decir, ese agobio que sientes el domingo por la tarde de antes de incorporarte a tu puesto pensando en la cantidad de correos que vas a tener por contestar y la tonelada de papeleo que te espera.

A todos nos ha pasado alguna vez, para qué engañarnos.

Poco ánimo, apatía, escasa energía, ansiedad y pensamientos negativos en torno al entorno de trabajo y la vida en general son algunos de las señales que parpadearan si empiezas a sufrir este síndrome.

Si bien la depresión postvacacional no suele durar más de tres semanas, en Men Wellness consideramos que 21 días son más que suficientes como para que merezca la pena intentar ahorrarse dicha depresión. Si también estás de acuerdo, ¡sigue leyendo!

Cómo ahorrarse la depresión postvacacional

Se calcula que más del 30% de trabajadores sufrirá este próximo mes un síndrome postvacacional de aúpa. Si no quieres formar parte de esa cifra, toma nota de las medidas a tomar para evitarlo:

Antes de las vacaciones

antes de las vacaciones

En el trabajo, procura organizarte

Reserva los últimos días antes de salir de vacaciones para asegurarte de que todo lo que tenías que hacer queda hecho. Si, además, puedes dejar organizado el trabajo que tendrás que hacer a la vuelta, mejor que mejor. Así te asegurarás de no encontrarte con un aluvión de tareas, llamadas y mensajes sin responder cuando te reincorpores.

Prepara un plan de contención

Si durante el resto del año, en tu trabajo, te ocupas de forma exclusiva de tareas de las que se tendrá que ocupar otro mientras tú no estés, preocúpate por enseñar (con tiempo, no el día de antes) a esa persona cómo y cuándo realizarlas.

Otra buena idea es que prepares algún tipo de documento compartido en el que tus compañeros puedan anotar incidencias relacionadas con tu puesto o tareas para que, cuando vuelvas, puedas ir revisando y solucionándolas una a una.

Durante las vacaciones

ponte el despertador

Pon el despertador

Sabemos que una de las mejores cosas del periodo vacacional es la posibilidad de dormir hasta las 14.00h y caerte de la cama a la piscina. Pero, si extiendes esa dinámica durante todas tus vacaciones, el primer lunes que debas levantarte a las 06.00h, querrás que caiga un rayo y te parta en dos.

Así que, es completamente recomendable que, durante los tres o cuatro últimos días de tus vacaciones empieces a poner el despertador: el primer día a las 10.00h, el segundo a las 9.30h, el tercero a las 9.00h, el cuarto a las 8.30h, etc. De esta forma, tu cuerpo y mente se irán habituando de nuevo, poco a poco, a la hora de despertar habitual.

Si te vas de viaje, procura volver antes

¿Qué crees que pasará si vuelves de las azules y cálidas playas de Bali un domingo por la noche y el lunes entras a trabajar a las 8.00h? Si estás pensando en prisas, carreras, gritos y mal humor, vas por buen camino.

Si te vas de viaje, es interesante que vuelvas a casa unos días antes de reincorporarte a la rutina para que tengas tiempo de acomodarte, de disfrutar también en tu hogar y de prepararte de cara a la vuelta al trabajo.

Después de las vacaciones

después de las vacaciones

Mira el lado positivo de las cosas

Always look on the bright side of life, cantaban los fenomenales Monty Python en La vida de Brian. Y razón no les faltaba, así que, ¿por qué no aplicarse el cuento?

En vez de pensar en el fastidio que es volver al trabajo, piensa en lo bien que te lo has pasado, lo relajado que estás y la buena oportunidad que supone volver a trabajar en ese estado. Seguro que eres mucho más eficiente y podrás alcanzar mejor y más rápido tus objetivos, ¿por qué no?

No te cargues de trabajo el primer día

Con un poco de suerte, si has seguido nuestro primer consejo (dejarlo todo preparado y organizado antes de irte), habrá pocas cosas a tu vuelta que se salgan del guión que trazaste antes de tu marcha. Así que tómatelo con calma y cada cosa a su tiempo.

Si no lo seguiste, tampoco pasa nada. Respira hondo y, del mismo modo, tómatelo con calma. No intentes abarcar demasiado el primer día o acabarás harto y frustrado.

¿Tienes más trucos para combatir la depresión postvacacional? ¡Compártelos!

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies