De la misma forma que los acontecimientos que nos suceden, o las noticias que recibimos que afectan de forma directa a nuestro estado de ánimo, los cambios en nuestro cuerpo (a nivel tanto físico como hormonal) pueden tener un gran efecto sobre nuestras emociones.

Por desgracia, no siempre es fácil controlar estos cambios. De hecho, estamos seguros de que más de un día habrás terminado discutiendo por la cosa más nimia o lanzando improperios al aire casi porque sí, ¿verdad? Y es que cuando nos sentimos mal por dentro, queramos o no, termina notándose por fuera.

Pero… ¿sabes que sí existe una forma infalible de mejorar el estado de ánimo? Y lo que es más, no solo es algo sencillo de hacer sino que estamos convencidos de que te va a encantar. Descubre tres sencillos hábitos corporales para mejorar el estado de ánimo que te cambiarán la vida.

¿Te animas a probar?

Hábitos corporales para mejorar el estado de ánimo

Sí. Así de sencillo y así de complejo. La manera en que nos sentamos o permanecemos de pie, la forma en que sonreímos o arrugamos el gesto son responsables en gran medida del estado de ánimo que llevamos puesto.

Ya se cuentan por docenas los estudios en los que los psicólogos han detectado que los hábitos corporales ayudan a mejorar el estado de ánimo. ¡No pierdas detalle!

CONTACTO FÍSICO INTERPERSONAL

El contacto físico entre personas libera oxitocina en nuestro cuerpo. Al liberarse esta hormona, nos sentimos automáticamente más relajados. Según el neurocientífico Alex Korb, la oxitocina consigue reducir nuestra reactividad emocional. Así, Korb mantiene que el contacto físico con otras personas ya sea en abrazos, darse la mano, etc, es una manera real de aumentar los niveles de oxitocina. El contacto con animales (acariciar al gato o al perro, por ejemplo), o con objetos suaves y calientes, también puede ayudar.

La sensación de calor puede aumentar la oxitocina, o al menos imitar sus efectos. Así que si no recibes un abrazo, trata de envolverte en una manta y sostén una taza con té caliente o bien, si estás en casa, toma un baño caliente”.

SONREÍR

No seas rácano y regala una buena sonrisa de cuando en cuando. El mundo te lo agradecerá y además, pronto empezarás a sentir en ti mismo los beneficios.

En 1988, Fritz Strack y su equipo realizaron un experimento que sirvió para demostrar científicamente que un cambio en nuestros músculos faciales, produce un cambio en nuestro estado emocional.

Para llevar a cabo su experimento, pidieron a un grupo de personas que vieran dibujos animados. La mitad del grupo debía sostener un lápiz con los dientes para activar los mismos músculos que se utilizan cuando sonreímos, y la otra mitad debían sostenerlo con los labios, para activar los que se usan cuando estás enfadado. Al término, se les preguntó si les habían gustado los dibujos, y los participantes que imitaban la sonrisa al sostener el lápiz con los dientes dieron mejores calificaciones.

LA POSTURA CORPORAL

Puede que no encuentres mucha diferencia entre sentarte recto o un poco encorvado, pero tu cuerpo sí la nota.

La postura que adopta nuestro cuerpo altera la composición hormonal de la sangre, y por consiguiente, afecta a nuestro estado de ánimo.

El cortisol y la testosterona influyen también directamente en nuestro estado de ánimo. El primero es responsable del estrés que sentimos, y la testosterona es la encargada de dotarnos de seguridad en nosotros mismos, la confianza.

Amy cuddy, Doctora en Psicólogía por la Universidad de Harvard, estudió hace algunos años que la postura corporal adoptada era capaz de modificar nuestros niveles de testosterona y cortisol.

En su estudio, Cuddy define como “posturas buenas” aquellas que en las que nos sentimos abiertos, relajados y ocupando cierto espacio. Por el contrario, apunta  que las posturas cerradas, en las que estamos tensos y ocupando poco espacio, empeoran de forma considerable nuestro estado de ánimo..

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies