Pues sí, más allá de que te apetezca o deje de apetecer, tu cuerpo necesita sexo. Y es que el sexo, además de ser un método de obtener placer y la forma natural de reproducción de los seres humanos, es también una función fisiológica (como respirar, ir al baño o producir saliva). Por tanto, el cuerpo necesita llevarla a cabo periódicamente.

Señales inequívocas de que tu cuerpo necesita sexo

Presta atención a estas señales que te harán reconocer de inmediato que necesitas darle un poco de alegría al cuerpo:

Dolores de cabeza

Neurólogos de la Universidad de Münster, Alemania, llevaron a cabo una serie de estudios que demostraron que las relaciones sexuales alivian y evitaban los dolores de cabeza puntuales y crónicos.

Si pasas mucho tiempo sin sexo, serás más propenso a sufrir estos dolores tan molestos.

Mal humor o aumento del estrés

Pasar mucho tiempo sin actividad sexual puede causar estragos en tu estado de ánimo. “Mucho” es relativo y depende de cada uno, pero lo habitual es que a partir de los 7-10 días sin sexo, empieces a notarme irascible, fácilmente irritable. Podrías incluso llegar a experimentar cambios bruscos de humor.

Está más que demostrado que las relaciones sexuales aumentan la sensación de bienestar, la autoestima y el sentido del humor. Por eso, cuando pasamos mucho tiempo sin ello…

Dificultad para dormir

El insomnio es también una señal evidente de falta de sexo. Esto es así porque mantener relaciones sexuales activan la segregación de oxitocina, una hormona clave para el descanso placentero.

Desequilibrios hormonales

¿Sabías que mantener relaciones sexuales frecuentes mantiene y eleva tus niveles de testosterona? Por eso, durante largos periodos de sexo, pueden desencadenar un desequilibrio hormonal importante si tus niveles de testosterona descienden demasiado.

Esto, además, produce un efecto de círculo vicioso, ya que si tus niveles son demasiado bajos, también disminuirá tu libido.

Fantasías a raudales

Es una sencilla e inversa regla de tres: a menos sexo, más fantasías. En épocas de menor frecuencia sexual, aumentan la cantidad de fantasías que emanan de nuestra cabeza. Esto sucede porque tu cuerpo necesita sexo y busca las maneras más creativas para informarte de ello.

Pocas ganas de sociabilizar

La disminución de endorfinas que provoca la falta de sexo puede provocar aislamiento. Las endorfinas son neurotransmisores encargado de, entre otras cosas, mantener el buen humor y las ganas de compartir y socializar.

Piel desmejorada

¿Notas tu piel grisacea, apagada y poco tersa? ¡Es por la falta de actividad sexual!

Cuando tenemos una relación sexual, sudamos. Esto limpia nuestro organismo (y especialmente la piel) de toxinas. Nuestros poros se abren, eliminando imperfecciones y dándole un aspecto mucho más saludable a la piel.

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies