En la mayoría de los casos, disfrutar de una vida sexual plena no depende de pastillas milagrosas, infusiones de a saber qué, ni ungüentos mágicos del Nepal. Lo único que necesitas para tener la vida sexual que te mereces, es prestar atención a tu cuerpo y entender tus necesidades.

Huelga decir que si te preocupa tu rendimiento sexual, deberías ir a ver a tu médico. Pero mientras tanto, te ofrecemos algunas claves que podrás incorporar en tu rutina diaria para mejorar tu vida sexual.

1. Olvídate de los demás

Según las últimas encuestas, el 55% de los españoles aseguran mantener relaciones sexuales una media de tres veces por semana. Un 10% incluso asegura tener sexo a diario.

Es posible que los resultados de esta encuesta te pongan en un aprieto si te pones a echar cuentas y caes en que la frecuencia con que mantienes relaciones tú está por debajo de la media. Está bien, es normal. Somos competitivos por naturaleza y siempre buscamos ser los mejores y los que más todo.

Pero en este caso concreto, competir está de más. Lo único que importa es tu salud física y mental, así como el placer que das y obtienes con cada relación. Y lo mismo da que tengas una al día que una al mes mientras tú y tu pareja, de haberla, estéis cómodos y en sintonía.

2. Guarda energías

Hacer deporte es siempre buena idea. No solo nos reporta increíbles beneficios físicos sino que además, mejora nuestra autoestima.

Pero, claro está, también tiene sus pegas. Por ejemplo, si después de trabajar y darle duro al gimnasio, pretendes llegar a casa y disfrutar de una increíble sesión de sexo, tendrás que tener cuidado.

Y es que sucede que los entrenamientos de alta intensidad (HIIT) provocan la liberación de grandes cantidades de cortisol. Esta hormona neutraliza la testosterona, responsable de que tu deseo sexual despierte y se desate.

Por tanto, si esta noche quieres tema, te recomendamos que te lo tomes con calma en el gimnasio. Cambia tus extenuantes rutinas de cardio por rutinas de baja intensidad concentradas en la fuerza y te garantizamos que darás la talla.

3. Coge el toro por los cuernos

A menudo, los hombres sentimos más presión de la debida por culpa del estrés que generan el trabajo, los conflictos familiares o la pareja, la situación económica, etc. Esta presión, normalmente se manifiesta, en primer lugar, en nuestro deseo y rendimiento sexual.

No son pocos los hombres que ante esta situación recurren a pastillas y medicamentos tipo Viagra, loq ue es un error.

Y es que las pastillas milagrosas no son ninguna solución. Son un parche que, en un momento concreto pueden salvarnos el día pero que, a la larga, pueden salirnos muy caras.

Así que, si te encuentras en una situación de este tipo, coge el toro por los cuernos: busca el origen del problema y su solución. Y sobre todo, no lo hagas solo. Cuenta con tu pareja y con tu médico especialista en salud sexual masculina.

4. Aumenta tu testosterona

Como ya hemos comentado en párrafos anteriores, la testosterona es la hormona encargada de despertar tu deseo sexual. Por ello no es mala idea tratar de potenciar esta hormona en lo posible.

Existen multitud de alimentos que puedes comer para favorecer unos niveles hormonales óptimos. Además, la práctica de ejercicio regular también te ayudará a mantener tu testosterona.

Y si hagas lo que hagas y comas lo que comas, notas que no hay por dónde levantar tu libido, te recomendamos encarecidamente que compruebes tus niveles de testosterona para evitar problemas mayores en el futuro.

5. Presta atención a tu rutina y costumbres

Las horas de sueño entre semana, las cervecitas con los colegas o pasar demasiado tiempo sentado en la oficina podrían estar echando por tierra tu estilo de vida saludable.

De nada sirve que comas perfectamente y vayas al gimnasio cuatro días por semana si después duermes apenas cinco horas cada noche.

Examina tus rutinas y costumbres y busca el equilibrio. Solo así podrás disfrutar de relaciones sexuales plenas y de los beneficios de una vida sana.

6. Respira

Tranquilo. Relájate y respira. Al menos una vez al día.

Reducir tus niveles de estrés debería ser tu prioridad si lo que buscas es mejorar tu vida sexual. Las consecuencias del estrés en una relación de pareja pueden ser nefastas.

En este enlace encontrarás algunos recursos para aprender a reconocer el estrés cuando llame a tus puertas y poder librarte de él.

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies