En Europa y concretamente, en España, somos muy conscientes en cuanto a limpieza e higiene se refiere. Quien más o quien menos tiene un armario en la cocina y/o el baño repleto de detergente, lejía, desinfectantes, estropajos y demás útiles de limpieza. Y aunque la mayoría de nosotros lo vemos como necesario, existe un debate abierto en el que muchos opinan que toda esta obsesión por la limpieza nos está llevando a debilitar nuestro sistema inmune.

Sea como sea, reconoce que tú también agradeces lavarte las manos después de tocar el pomo, la puerta y el urinario de un baño público.

higiene manos

Reconocer dónde se acumulan con mayor facilidad los gérmenes puede parecer tarea sencilla, por ejemplo: en el pomo de la puerta del baño de una oficina, las barandillas del metro o los cuencos de cacahuetes de las barras de los bares. Sin embargo, hay una serie de cosas del todo insalubres que haces a diario y no te das cuenta. Muchas de ellas más “peligrosas” que abrir la puerta de un baño. ¿No te lo crees? ¡Sigue leyendo y luego nos cuentas!

1. Soplar las velas

Es tu cumpleaños y te mereces soplar con tranquilidad las velas de tu tarta preferida. Pero, ¿podrás hacerlo sin cargo de conciencia?

Y es que cada vez que soplas con entusiasmo, además de lanzar tu deseo a los cuatro vientos, también lanzas una increíble tonelada de bacterias que se extienden por todo el glaseado de la pieza de pastelería. Un glaseado que después se comen tus seres queridos, claro.

¿Cómo librarte de un contagio? Tan fácil como comprar una tarta para el cumpleañero (la que se va a soplar) y otra para los invitados.

soplar velas cumpleaños

2. Comer en un bufé libre

Largas hileras de alimentos recién cocinados y dispuestos todos para tu consumo y disfrute. un sitio idílico en el que pagas una cantidad fija y comes, literalmente, todo lo que quieras. Un lugar mágico en el que no existe la vergüenza y nadie juzga a nadie, porque si tú te has levantado cuatro veces para ir a por más porciones de pizza, el de la mesa de enfrente se ha levantado ya ocho para coger más profiteroles.

Un lugar maravilloso y, también… muy contaminado.

Aunque a día de hoy ya todos los bufé cuentan con medidas de seguridad como los cristales antiestornudos, las bandejas individuales que permiten que los distintos alimentos no se mezclen o las pinzas y cucharas para coger los alimentos, existen varias razones por las que el bufé comporta cierto riesgo sanitario:

  • El tiempo que la comida esperar en el expositor hasta que el comensal decida cogerlo.
  • El expositor está mucho menos vigilado que la cocina, por lo que la interacción de las personas con los alimentos puede ser mayor de lo previsto.

¿Cómo librarte de un contagio? Lleva tus propios cubiertos deshechables al bufé libre y lleva gel desinfectante contigo para lavarte las manos entre plato y plato.

higiene bufé libre

3. Compartir auriculares

¿Quién no ha compartido auriculares con un amigo, con pareja o incluso con sus hijos? Y es que un gesto tan bonito y aparentemente inofensivo como es el de compartir el sonido que emana del reproductor, es bastante nocivo en la realidad.

Estos pequeños portadores de sonido se colocan directamente en la oreja, lo más cerca posible del oído por lo que entran en contacto con la superficie encerada de nuestro aparato auditivo. Así que cuando te quitas un auricular pasa colocárselo a otro, con el cerumen impregnado en la superficie del dispositivo, también estás pasando bacterias potencialmente dañinas como las pseudomonas aeruginosa o los estreptococos, causantes de las infecciones de oídos.

¿Cómo librarte de un contagio? No compartir tus auriculares con nadie es lo más sensato, visto lo visto. Pero si aún así sientes un irrefrenable deseo de hacerlo, procura limpiar siempre antes y después el dispositivo. O aún mejor, hazte con uno de esos adaptadores con doble jack y cada quien use sus propios auriculares.

higiene compartir auriculares

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.

Categorías: Salud

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies