Aunque de cara a la galería todos somos avezados expertos en el terreno sexual, la realidad más íntima es que, de puertas adentro, a la mayoría nos falta mucho por conocer y entender sobre sexualidad.

Cuando hablamos de sexo, todos deberíamos tener claros tres conceptos básicos:

  1. La relación sexual siempre debe contar con consentimiento explícito de nuestra pareja. Solo sí es sí.
  2. Tomar precauciones es importante e imprescindible para evitar ETS y embarazos no deseados.
  3. El sexo ha de ser divertido para todas las partes, ¡sino no tendría sentido!

Estos tres puntos básicos los manejamos casi todos, pero más allá de esto, todavía existe mucha desinformación en torno al sexo. Así que, para ponerle remedio, hoy te traemos un puñado de cosas que no sabías sobre el sexo.

1. Voz sexy… o no

En 2014, la profesora Susan Huges averiguó durante un estudio algo sorprendente: las mujeres pueden modular su voz para resultar más atractivas pero nosotros, los hombres, somos completamente incapaces.

2. Cuando baja la glucosa… ¡prepárate!

Un estudio de la Universidad de Ohio estudió durante 21 días a un grupo de parejas casadas a quienes se entregó un muñeco de voodoo y un montón de alfileres, así como un glucómetro y un diario.

Muñeco de Voodoo utilizado en el estudio de la Universidad de Ohio

Los investigadores animaron a los participantes a registrar regularmente sus niveles de azúcar en sangre y a clavar un alfiler en el muñeco de voodoo cada vez que se sintieran enfadados con sus parejas.

Así descubrieron que los muñecos a los que más habían pinchado pertenecían a los sujetos que menos nivel de glucosa registraban.

Cuando tenemos niveles de glucosa bajos, por lo general sentimos hambre, lo que se asocia a una mayor irritabilidad. Es decir, que cuando pasamos hambre, no solo estamos más predispuestos a “buscar bronca” sino que, además, menos nos apetece mantener relaciones sexuales ni de ningún tipo.

Así que ya sabes, la próxima vez que tengas una cita… asegúrate de ir con el estómago lleno.

3. También en la tercera edad

A la mayoría de nosotros no nos termina de hacer gracia pensar que nuestros padres y abuelos también tiene vida sexual. Pero por mucho que nos duela, la realidad es que la tienen, ¡y más activa de lo que algunos podríamos llegar a pensar!

A medida que aumenta la edad, los niveles de estrógenos en ellas y de testosterona en nosotros comienzan a descender. Esto, sumado al número de medicamentos que tomamos llegados a cierta edad, conlleva a un paulatino desinterés por mantener relaciones sexuales.

De hecho, ¿sabías que el colectivo de la tercera edad es el más afectado en porcentaje por las enfermedades de transmisión sexual?

Esto sucede porque nuestros mayores, que ya no tienen que preocuparse por la anticoncepción, obvian el uso del preservativo.

4. ETS al acecho

Y hablando de enfermedades, seguro que alguna vez has pensado medio en broma algo así como “este baño está tan sucio que seguro que pillo una ETS”.

ets servicios públicos

Pues no andabas tan desencaminado.

Si bien los hombres no tenemos riesgo de contraer ETS en los aseos públicos, sí podríamos entrar en contacto con las siguientes bacterias infecciosas:

  • E-coli
  • Norovirus
  • Shiggella
  • Streptococcus
  • Staphylococcus,

Las mujeres, por su parte, si pueden ser presa fácil de infecciones de tipo sexual como la candidiasis o la monilia.

Como lo mejor es curarse en salud, conviene que sigas estas precauciones a la hora de entrar a unos servicios públicos:

  1. Lávate las manos antes de orinar o entrar en el cubículo.
  2. Si utilizas el retrete, asegúrate de que está limpio y bien seco antes de sentarte.
  3. Por nada del mundo utilices papel higiénico que esté fuera de su sitio o en el suelo.
  4. Aléjate del inodoro antes de tirar de la cadena.
  5. Vuelve a lavarte las manos cuando termines.

5. Todos podemos fingir

Pues sí, como lo lees. Aunque sepas de buena tinta que es imposible fingir una eyaculación, fingir sí se puede.

¿Cómo? Te recomendamos encarecidamente este post de la sexóloga Valerie Tasso en el que reflexiona sobre el tema.

¿Y por qué un tío iba a fingir un orgasmo? Bueno, pues en la mayoría de las ocasiones, por las mismas razones que lo hacen las mujeres que lo hacen: por terminar en términos que su pareja entienda como satisfactorios para ambos.

6. ¿Antidepresivo natural?

Según un estudio de la universidad de Albany, NY, realizado hace ya más de una década, el semen tiene propiedades antidepresivas gracias a las sustancias químicas que lo componen.

7. Historia de los juguetes

El vibrador: gran amigo para unos, temido enemigo sexual para otros. Este juguete fue diseñado en el siglo XIX y en origen, estaba pensado para combatir los síntomas de la histeria: una enfermedad inventada que relacionaba problemas de ansiedad con el útero femenino.

Si no has visto la película “Hysteria“, protagonizada por Maggie Gyllenhall y Hugh Dancy y dirigida por Tanya Wexler, te la recomendamos encarecidamente.

“Mujeres histéricas“, D.M. Bourneville y P. Régnard 
Fotografías de 1876-1880

Pero no vayas a pensar que hasta el siglo XIX los seres humanos no tenían juguetitos con los que entretenerse. Podríamos llegar a decir que los juguetes sexuales se inventaron antes que la rueda.

Ya en el Paleolítico, hace más de 30.000, existen muestras artísticas que representan a hombres y mujeres utilizando una especie de dildos para darse y compartir placer.

8. ¡Abajo el colesterol y arriba todo lo demás!

Como puede que ya sepas, el colesterol puede contribuir a que se desarrolle una disfunción eréctil que, a su vez, puede ser una señal de alarma sobre posibles problemas de corazón.

Para una vida sexual de diez, mantén un estilo de vida saludable.

9. Más sexy que el gimnasio

El sexo, como cualquier otra actividad, quema calorías.

Los hombres gastamos al rededor de 4 calorías por minuto y nuestras compañeras de partido, unas 3 calorías por minuto.

Es decir, una hora de entretenimiento amoroso, puede equivaler a una sesión moderada de running de 30′.

10. Física de fluidos

Para que un pene de tamaño medio consiga una erección, el cuerpo necesita llevar hasta él el equivalente a dos cucharadas soperas de sangre.

Por otro lado, un hombre durante toda su vida eyaculará unos 17 litros de semen de media. O lo que es lo mismo: medio billón de espermatozoides.

Cuando se produce esta eyaculación, lo hace a 45Km/h. Si consideramos que la velocidad media de un corredor profesional de 100 metros lisos no llega a los 40km/h, podemos decir que se trata de un hecho bastante impresionante, ¿no?

11. Revolución

Cuando hablamos sobre sexo, parece que nuestro corazón late más deprisa. Pero, ¿sabías que estos pueden alcanzar hasta las 180 revoluciones por minutos. ¡Tanto o más que cuando corremos a toda velocidad!

12. Máxima protección

Existe una norma internacional que ayuda a certificar que un condón va a proteger como promete. Esta es que los condones:

  • deben soportar 39 newtons de fuerza
  • tienen que poder estirarse hasta 7 veces su tamaño normal
  • deben poder soportar el volumen de 18 litros de aire antes de reventar
Mujer y hombre con preservativo en la mano
Condom in male hand and female hand, give condom safe sex concept on white background

13. De record

El pueblo con más sexo del mundo está en Polinesia, en las Islas Cook. De los 18 a los 30, las parejas mangaianas mantienen un promedio de 3 coitos diarios (sí, sí, 3, todos los días) y la cosa no frena hasta los 30, en el que solo practican sexo 2 veces al día de media

14. A todo trapo

El chimpancé es el animal mamífero que más rápido puede mantener relaciones: ¡le basta con 3 segundos! En segunda posición se encuentra el ratón, que necesita 5 segundos y a la cola, las ballenas y los elefantes a los que les gusta recrearse un poquito más: 20″.

15. La importancia del léxico

Seguro que ya lo sabes pero en español existen una infinidad de formas de nombrar al acto sexual. Según expertos, Shakespeare utilizó 45 sinónimos del pene en todas sus obras. Una de ellas, es “fornicar”, proviene de la palabra fornices. Estas eran una especie de celdas que se situaban antiguamente bajo los puentes, donde las prostitutas recibían a sus clientes.

16. El vello púbico a la pasarela

Otra de las cosas sobre el sexo que probablemente no supieras es que el vello púbico de hombres y mujeres también ha sido víctima de modas y no desde ayer, precisamente.

Sin ir más lejos, en la antigua Grecia, era símbolo de belleza y juventud estar íntegramente depilado. Para ello, hombres y mujeres de las clases más altas quemaban su vello con piedra pómez y ceras. Del mismo modo, en Roma los esclavos eran los encargados de depilar a sus señoras, aunque no sabemos a ciencia cierta qué modo utilizaban.

Más tarde, en la Edad Media, la frondosidad en la entrepierna volvió a estar de moda. Las meretrices de la época solían rasurarse para evitar infecciones, pero una vez realizada la tarea, se colocaban una peluca especial denominada hoy en día como “merkin“.

Entre los siglos XV y XIX, por lo que muestran los cuadros barrocos, podemos intuir que se seguía algún tipo de técnica de depilación que reducía la cantidad de vello.

La maja desnuda, de Goya
La maja desnuda, de Goya

En los años 60, las tornas cambiaron y la tendencia, impulsada por el movimiento hippy de liberación, comenzó a apuntar más a poseer un pubis bien poblado y mullido. Solo una década más tarde la moda volvió a cambiar casi radicalmente. Con la llegada de la hiper sexualización de la figura de la mujer, comenzó el auge de la lencería y con ella, el vello púbico tuvo que restringirse a la zona que las prendas cubrían.

Los años 90 trajeron las famosas ingles brasileñas y la década del milenio nacieron con formas imposibles y minimalistas entre las piernas.

Y así llegamos hasta el presente, en que para gustos los colores: hombres y mujeres que se depilan o que no se depilan la zona íntima e incluso hombres y mujeres que se tiñen, tatúan y decoran el pubis. ¿Por qué no?

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.

Categorías: Relaciones

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies