Darse amor propio, tocar el órgano, cinco contra uno, darle a la zambomba, a la palanca o al manubrio, darse un homenaje, echar un solitario, hacer correr la pólvora, un sinfín de curiosos sinónimos más existen en español para denominar a la masturbación o, lo que es lo mismo, practicar un poco del buen onanismo. Sin ir más lejos, “El Libro del Pene” de Joseph Cohen (Ed. Könemann), recoge cientos de ellos.

Pero sea como sea y lo llames como lo llames, lo cierto es que en torno a la masturbación, tanto masculina como femenina, siempre ha existido cierto nivel de tabú y misticismo. Ya lo decía la abuela de Ali G y seguro que a ti te lo han dicho alguna vez en tus años mozos: ¡No te toques la cola o te quedarás enano! Y donde decían “te quedarás enano”, bien podían decir “te saldrán granos”, “te quedarás ciego” o cualquier otra lindeza.

Ali G testosterona masturbación

Mitos modernos

Y aunque esto parezcan más bien mitos del pasado, a día de hoy persisten algunos de ellos como, por ejemplo, que la masturbación afecta negativamente a los niveles de testosterona del que lo practica. Por suerte, numerosos estudios como este, se encargan de desmentir este y otros supuestos efectos que genera el onanismo.

Como te avanzábamos, no son pocas las personas que piensan que la masturbación afecta los niveles de testosterona de un hombre, pero esto no es necesariamente cierto. De hecho, según se ha podido comprobar, la masturbación no parece tener ningún efecto duradero en los niveles de testosterona.

Sin embargo, la masturbación sí puede tener efectos a corto plazo en los niveles de esta hormona. Además, también afecta a otros factores, como el deseo sexual pero, por supuesto, no representa una amenaza para ningún otro aspecto de la salud física de una persona.

Efectos a corto y largo plazo de la masturbación

Hasta donde sabemos, las investigaciones actuales no muestran evidencia de que la masturbación tenga un efecto a largo plazo en los niveles de testosterona.

Si bien los estudios están principalmente interesados ​​en los efectos a largo plazo de la masturbación en los niveles de testosterona, como verás a continuación, los datos y conclusiones recogidos hasta la fecha son bastante limitados y algo confusos.

La principal razón de este problema es que, como podrás imaginas, para los investigadores es harto complicado recrear en un frío laboratorio el entorno en que en condiciones normales los sujetos de estudio se masturbarían.

Pero para que veas que se lo toman en serio, mira lo que llegaron a probar:

Uno de estos equipos de investigación vio la solución perfecta en un Sex Club de los Estados Unidos. En él, se dedicaron a evaluar los cambios en los niveles de testosterona en función de las respuestas que los participantes ofrecían ante los estímulos sexuales en un entorno real.

Así, los investigadores pudieron comparar los niveles de testosterona salival en los hombres que participaron en la actividad sexual en contraposición de la de los de los hombres que solo observaron. En este caso, los niveles de testosterona aumentaron en todos los hombres que visitaron el club (imaginamos que por la situación en sí misma), aunque sí se pudo apreciar un aumento fue significativamente mayor en aquellos que sí fueron partícipes de la actividad erótico festiva.

Un estudio anterior evaluó los efectos de la actividad sexual en los niveles de testosterona tanto en hombres como en mujeres. Para llevar a cabo dicha investigación, midieron los niveles de testosterona antes y después del coito y también en los días en que no hubo relaciones sexuales.

Tanto en hombres como en mujeres, concluyeron que los niveles de testosterona fueron más altos después del coito y mucho más bajos antes del sexo y en los días de “sequía”. Comos seguro que ya adivinas, estos resultados apuntan a que la actividad sexual es la que influye en la testosterona y no al revés.

Más adelante, en 2007, se realizó un nuevo estudio en ratas. En este se descubrió que la cantidad de receptores de estrógeno era mucho mayor 24 horas después de la eyaculación y de mantener relaciones sexuales que cuando los sujetos estaban saciados.

Un estudio diferente del mismo año encontró que la cantidad de receptores de andrógenos, que ayudan al cuerpo a usar testosterona, fue menor 24 horas después de la eyaculación o la saciedad sexual.

¿Y qué significa esto? Pues ni los investigadores están seguros de ello aún. Lo que sí tienen claro, por el momento, es que el onanismo no tiene ningún efecto negativo a corto plazo sobre los niveles hormonales. ¿Y a largo plazo? Bueno, a largo plazo falta aún mucho trabajo por hacer para llegar a conclusiones exactas sobre sobre estos efectos.

Efectos de la abstinencia en la testosterona

En general, los estudios que existen sobre los efectos de la abstinencia sobre testosterona sugieren que abstenerse de la masturbación o de la actividad sexual puede elevar los niveles de testosterona.

Un estudio de 2003 midió los niveles de testosterona en los hombres después de varias semanas de abstinencia en el que se observó un aumento (mínimo) en los niveles de testosterona de los participantes, a partir de entre el segundo y quinto día de abstinencia. Los niveles de testosterona alcanzaron su punto máximo después de 7 días de abstinencia.

Otro estudio de 2003 midió los niveles hormonales de varios sujetos durante un orgasmo conseguido a través de la masturbación, antes y después de 3 semanas de abstinencia. En este caso, los datos revelaron que los niveles de testosterona eran más altos después del período de abstinencia de 3 semanas.

Existe también una teoría popular (que seguro que has oído) de que la abstinencia de la actividad sexual antes de la participación en competiciones deportivas proporciona algún beneficio debido a la influencia de la frustración. Y del mismo modo, también en este caso existe una falta de investigación científica reciente que aporte las evidencias suficientes como para apoyar esta idea.

Así que, ¿qué podemos decirte en conclusión? Que te olvides de todo esto y disfrutes de tu cuerpo y tu sexualidad como quieras, donde quieras y con quien quieras. Y a vivir, ¡que son dos días!


Fuente: https://www.medicalnewstoday.com

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies