Cuando experimentamos algún problema sexual, del tipo que sea, en seguida empezamos a indagar para averiguar por qué a nosotros. Problemas psicológicos, enfermedades hormonales, estrés o problemas con la pareja suelen ser las causas más recurridas a la hora de pensar en el origen de una disfunción sexual. Pero, ¿y los medicamentos? Sí, también los fármacos pueden perjudicar tu salud sexual y convertirse en los responsables de más de un “disgusto” entre las sábanas.

Además de lo que nos pueda recetar el médico en un momento puntual, un tercio de la población se automedica sin receta. Analgésicos, protectores estomacales, anti-inflamatorios y otros medicamentos como los dedicados a la diabetes y la hipertensión son algunos de los fármacos de mayor consumo diario en nuestro país.

Medicamentos, ¿amigos o enemigos?

Los medicamentos son compuestos químicos que se utilizan para curar o prevenir enfermedades, para paliar determinados síntomas e incluso para ayudar a diagnosticar algunas enfermedades. Es decir, que son imprescindibles en nuestro día a día y en el desarrollo de la medicina moderna.

Ahora bien: no son ningún caramelo. Y es que aunque parezca que el simple gesto de tragar una pastilla pueda arreglarnos el día, puede traer consecuencias en forma de daños colaterales o efectos secundarios.

Fármacos que pueden perjudicar tu salud sexual

Si alguna vez has experimentado algún problema o disfunción en relación con tu vida sexual, te recomendamos que revises el prospecto de la medicación que estás tomando antes de poner el grito en el cielo. ¡La solución puede ser tan sencilla como acercarte al médico y que te cambie la medicación o ajuste su dosis.

Anticonceptivos

Los anticonceptivos orales femeninos, son fármacos que contienen hormonas en pequeñas dosis. Su finalidad es la de suprimir la ovulación para así, impedir el embarazo. Este tipo de anticonceptivo puede usarse, además, para tratar el acné, regular la menstruación o luchar contra la endometriosis.

Debido a su composición, los anticonceptivos orales actúan e influyen sobre las hormonas sexuales femeninas por lo que pueden producir efectos secundarios no deseados como:

  • Falta de libido
  • Molestias en el útero
  • Sequedad vaginal

Puede que, como hombre, este medicamento en concreto no te afecte a ti, pero sin duda, afectará a tu pareja y repercutirá en vuestras relaciones.

Estaninas y fibratos

Este grupo de medicamentos se emplea para tratar afecciones relacionadas con la hipercolesterolemia.

Estos, especialmente la estanina, podrían interferir con la producción de la testosterona, los estrógenos y otras hormonas sexuales al limitar la disponibilidad del colesterol, un componente esencial para ciertas hormonas.

Una revisión de estudios sobre las estatinas y los fibratos, publicada en el 2002, llegó a la conclusión de que los dos tipos de medicamentos podrían causar disfunción eréctil. Asimismo, se descubrió que hombres y mujeres que tomaban estatinas informaron mayor dificultad para alcanzar el orgasmo. Curiosamente, la relación entre la disminución del colesterol y la disminución del deseo y excitación sexual eran directamente proporcinales.

fármacos que podrían perjudicar salud sexual

Antidepresivos

Los antidepresivos se prescriben normalmente para tratar la depresión pero también sirven para paliar otros trastornos como la ansiedad, los dolores crónicos, etc.

Estos fármacos pueden causar problemas en todas las áreas de la función sexual al impedir la acción de los químicos cerebrales responsables de transmitir las señales entre las células nerviosas: la acetilcolina, la serotonina y la norepinefrina.

Antihipertensivos

Para disminuir la presión de los vasos sanguíneos de los hipertensos y controlar así su tensión, se emplean estos medicamentos.

En este caso, no nos hace falta ahondar demasiado en la química de estos medicamentos y es que la hipertensión, por sí misma, ya puede causar disfunción eréctil en los hombres que la padecen. En adición, estos medicamentos pueden causar complicaciones:

  • En hombres la disminución del flujo sanguíneo puede interferir con la erección y la eyaculación, lo que puede dificultar enormemente las relaciones sexuales.
  • En las mujeres, pueden llegar a causar sequedad vaginal, disminución del deseo y dificultades de llegar al orgasmo.

Tranquilizantes (benzodiacepinas)

Las benzodiacepinas se prescriben, entre otras cosas, para tratar episodios crónicos de ansiedad, insomnio o convulsiones.

Las propiedades relajantes de estos fármacos se asocian a la pérdida de interés sexual, a la falta de libido y también a la pérdida de sensaciones a nivel físico.

Anticonvulsivos

Además de tratar las convulsiones epilépticas, se utilizan para tratar algunos tipos de dolor crónico como las migrañas.

Se ha demostrado que estos medicamentos disminuyen los niveles de testosterona, lo que, como ya sabes, conlleva una reducción del deseo sexual y la excitación. Además, podrían llegar también a dificultar la llegada al orgasmo.

Esto derivaría en problemas de erección (hombres) y lubricación (mujeres).

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.

Categorías: SaludSexualidad

1 comentario

Remedios · junio 8, 2019 a las 12:37 am

Ya había leído algo sobre el tema, pero en este artículo lo explicáis a la perfección. El único problema que veo es que en algunos casos consumir esos fármacos es inevitable ya que te los habrá recetado tu medico por algún motivo importante.
Yo por desgracia, y no me avergüenza decirlo, he sido consumidora de antidepresivos, quizás en esa época ya sea por las circunstancias o por las pastillas el apetito sexual era nulo, por suerte una vez superas todo y dejas las pastillas todo vuelve a la normalidad.

Un saludo chicos, y enhorabuena por la página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies