Vas al gimnasio entre dos y tres días a la semana. Comes todo lo sano que puedes. Te esfuerzas de verdad. Pero aún así… parece que el trabajo es en vano. ¿Te suena?

Si te sientes identificado con el párrafo anterior es que algo no cuadra. O lo que es lo mismo, aunque le pones esfuerzo e intención, no estás rindiendo al 100%. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? ¡Sigue leyendo!

1. Define tus objetivos

Lo primero es lo primero. ¿Qué buscas a la hora de hacer deporte? Liberar el estrés, tonificar, desarrollar masa muscular, adelgazar… Todas son metas dignas, pero todas ellas requieren de planteamientos específicos para llegar hasta ellas.

Una de las razones por la que muchas personas afirman que no alcanzan sus objetivos es, simple y llanamente, porque se trazan el camino erróneo.

Elige el deporte adecuado

Ahora que tienes tus objetivos claros, debes elegir la práctica deportiva que más te convenga. ¿No sabes por dónde empezar? Lee este post.

Diseña bien tu entrenamiento

Para este punto, quizá necesites la ayuda de un profesional, así que no te cortes a la hora de investigar, preguntar, y contratar a un entrenador personal si es necesario. Y no hace falta que te eches las manos a la cabeza porque tener un personal trainner a tu disposición ya no es un lujo solo al alcance de las estrellas de cine.

2. Estira bien antes y después de cada entrenamiento

Practiques los ejercicios que practiques, estirar es obligatorio antes y después de la práctica deportiva. Los estiramientos resultan fundamentales para que nuestros músculos y ligamentos rindan al máximo, prevenir lesiones y ayudar a la recuperación posterior.

3. Presta atención a lo que comes

No es aconsejable comer nada copioso entre una y cuatro horas antes de hacer ejercicio. Tampoco es recomendable practicar deporte con el estómago completamente vacío.

Así pues, lo más conveniente es que el día que vas a hacer deporte por la tarde tomes un desayuno completo, una comida alta en carbohidratos y vegetales y una merienda ligera y repleta de vitaminas.

El día que vayas a hacer deporte por la mañana, es mejor tomar un mini desayuno 30′-60′ antes (un café o infusión con una pieza de fruta o una tostada, por ejemplo) y después reponer energía durante el día con varias comidas equilibradas y saciantes.

4. Mantente hidratado

Cuando hacemos ejercicio, sudamos, perdemos líquidos, electrolitos y minerales. Por tanto, debes beber agua antes, durante y después del entrenamiento para garantizar que tu rendimiento está siempre al máximo nivel.

Y recuerda, como norma general: ¡dos litros al día!

5. Y si tienes más de 40 años…

Si tienes más de cuarenta primaveras y quieres asegurarte de que tu rendimiento deportivo está al 100%, te recomendamos encarecidamente acudir a un especialista para que revise tus niveles hormonales. Así, si existe algún déficit de testosterona que pueda provocar que tu rendimiento sea menor, el especialista podrá proponerte un tratamiento que regule estos niveles para ganar en salud y energía entre otras cosas.

Únete al Club de los Hombres Felices

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenido exclusivo, artículos de interés y sorpresas.

¡Gracias por suscribirte! Ya solo queda que confirmes tu suscripción. En poco tiempo empezarás a recibir contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies